Qué son y cómo funcionan las torres de transmisión

Para que puedas usar la electricidad en casa, esta necesita viajar. Algo que muchas personas no saben es que la electricidad, por su propia naturaleza, no se puede almacenar, al menos no en cantidades apreciables, más allá de lo que se encuentra en una batería común. 

Esto significa que la electricidad debe generarse y ser transportada en el momento en que se necesita. El sistema de transmisión es lo que hace eso posible, y dentro de ese sistema están las torres de transmisión, es decir, las “vías” por las que transita la electricidad. Las torres son un elemento crucial cuando del transporte de energía eléctrica se habla. 

Una torre de transmisión es una estructura alta de acero, que se usa para sostener una línea eléctrica aérea. En las redes eléctricas, se utilizan para transportar  energía eléctrica a través de líneas de transmisión de alto voltaje desde las centrales generadoras hasta las subestaciones eléctricas. Se diferencian de los postes de servicios públicos, ya que estos se utilizan para soportar líneas de distribución y subtransmisión de menor voltaje que transportan energía desde las subestaciones hasta los clientes finales. 

Las torres de transmisión son como las carreteras para la electricidad, pues transportan grandes volúmenes de corriente de alto voltaje a través de largas distancias. Estas estructuras pueden medir hasta 45 metros de altura o incluso más. Estas conectan las plantas de generación a una serie de subestaciones ubicadas estratégicamente por todo un territorio nacional. 

Dos elementos esenciales para el funcionamiento de las torres de transmisión: el voltaje y los cables

Un voltaje es la presión de una fuente de energía a través de un circuito eléctrico que empuja electrones cargados, es decir, una corriente, lo que permite por ejemplo encender una bombilla. Los voltajes más altos en las líneas eléctricas requieren de más espacio entre cada torre y otros objetos, permitiendo así que las personas y los vehículos se muevan libremente por debajo de ellas. 

Una pregunta común sobre los cables aéreos es por qué se necesitan torres de acero tan altas. La respuesta principal es la seguridad y la confiabilidad. Los requisitos de altura conllevan una necesidad complementaria de estabilidad. Las líneas de transmisión y las torres deben soportar una variedad de adversidades ambientales, y es por esa razón que se construyen de tal altura y robustez. 

Por esta razón, las torres de transmisión suelen tener entre 16 y 45 metros de altura, y la mayoría están hechas de acero. Los voltajes que pasan por una torre de transmisión suelen oscilar entre los 23.000 y los 69.000 voltios. Eso es inmenso si se compara con el voltaje de los enchufes eléctricos de un hogar: unos 120 voltios para la mayoría de los enchufes.  Su forma y altura también dependen de las tensiones a las que estén expuestas. 

Los cables, o conductores de la torre de transmisión, que suelen llamarse líneas energizadas, están hechos de cable de aluminio reforzado con acero, y casi siempre están dispuestos en juegos de tres. Podría haber una línea conductora por grupo, o bien dos líneas conductoras por grupo, o a veces incluso más. Los grupos pueden organizarse en un triángulo o correr uno al lado del otro, pero casi siempre habrá tres.

Este método de agrupar los cables en tres vías ayuda a que la electricidad viaje de manera eficiente. Las torres no transmiten electricidad por sí mismas a menos que un rayo caiga sobre el cable de tierra tendido a lo largo de la parte superior de la estructura. Si se observa la parte superior de la torre, es posible ver uno o dos cables solitarios más pequeños. Estos cables absorben o desvían los rayos, transportando el exceso de electricidad de forma segura al suelo. 

Adaptando las torres de transmisión a los entornos de forma segura

Hay maneras muy innovadoras de utilizar estas torres. Por ejemplo, la Transportadora de Energía de Centroamérica se ha enfocado en la construcción de torres con tecnología que se adapta al entorno, con el objetivo de minimizar cualquier daño al medio en el que se opera. Las torres construidas bajo este enfoque suelen ser más altas y cuentan con una estructura especial que no obstaculiza ni daña los árboles cercanos a la línea, sino que se mimetiza con ellos. Gracias a su altura, el tendido de estas torres pasa más alto y evita la poda selectiva de árboles. 

En suma, las torres de transmisión soportan los conductores de alto voltaje de las líneas eléctricas aéreas, desde el patio de distribución de la estación generadora, hasta las subestaciones de origen y las subestaciones satelitales ubicadas cerca de las áreas pobladas. Dentro del sistema de transmisión son las subestaciones, las torres, y los transformadores, los actores más importantes, quienes hacen posible el uso seguro y confiable de energía eléctrica. 

Transportadora de Energía de Centroamérica S.A., Trecsa. Todos los derechos reservados.