Trecsa entre las 100 empresas más felices en Guatemala

La inversión que Trecsa realiza en el bienestar de su equipo de trabajo, influye de manera positiva en el bienestar de otros seres humanos, lo cual se traducirá en un incremento de la productividad y la fidelidad de sus colaboradores.

La felicidad de una empresa es un reflejo del estado de ánimo y el bienestar de sus trabajadores. Una empresa feliz reconoce la verdadera importancia de la motivación, anteponiendo el bienestar de las personas. Al hacerlo, las organizaciones cuentan con empleados que reflejan su satisfacción en sus resultados de manera inmediata.

Vida y Éxito destaca los casos de empresas felices que demostraron haber cumplido los 12 parámetros establecidos que deben cumplir las compañías para obtener el certificado “Empresa Feliz”.

  1. Procura el bienestar de los colaboradores: las personas constituyen el activo más valioso de las empresas. Los trabajadores que se sienten cuidados, valorados y queridos son más felices y rinden mucho más.
  2. Promueve el liderazgo y empodera a sus empleados: los colaboradores tienen diferentes capacidades y con ellas pueden agregar valor de diferentes formas, cuando una empresa reconoce y desarrolla el potencial de los colaboradores, los empodera. Eso los hace más felices. Para ser un gran lugar para trabajar, es esencial el estilo de liderazgo de los directivos de la organización y el de los colaboradores. Un buen lugar para trabajar promueve la participación activa en la toma de decisiones de los equipos, desarrolla las habilidades y el liderazgo mediante herramientas y los guía para liderar con empatía e inteligencia emocional. Crea entornos laborales que fomentan la libertad, la autoresponsabilidad y el compromiso.
  3. Brinda reconocimiento a sus colaboradores: el respaldo empresarial, la promoción interna, el apoyo y sentirse valorado fortalecen la motivación y generan mayor productividad. Después de todo, el verdadero valor de las empresas es la suma de los talentos de sus componentes.
  4. Es una organización flexible: una empresa donde se evalúa bajo objetivos, más que por parámetros, formas de trabajo o ideas, fomenta la productividad. Una rutina flexible, como trabajar desde casa, hace que los colaboradores se sientan apoyados por la empresa y evita desperdicio de tiempo en transporte o reuniones innecesarias. Si la empresa se adapta a los cambios rápidamente, provocará menos incertidumbre y más seguridad en su equipo de trabajo.
  5. Brinda oportunidades de crecimiento: las personas desean surgir, sin estar estancadas de por vida en el mismo lugar y haciendo lo mismo, quieren evolucionar, tener nuevas oportunidades de crecimiento y de mejora. Si una empresa quiere retener su talento, debe ofrecer a sus trabajadores oportunidades para que crezcan y maduren dentro de la propia compañía y puedan escalar progresivamente en objetivos o en carga de responsabilidad. Incluso, poder optar por vacantes que queden libres y sean vistas como un reto.
  6. Fomenta la capacitación y el autoaprendizaje: aprender cosas nuevas, actualizar los conocimientos e incrementar las capacidades contribuye a desempeñarse mejor en el trabajo, fomenta la confianza y ayuda a mantenerse a la vanguardia. Una empresa feliz promueve que sus colaboradores se capaciten continuamente a través de cursos o herramientas que les brinden nuevas técnicas y conocimientos para superar los retos del trabajo y de la vida. Además de la capacitación en el trabajo, las empresas felices fomentan el autoaprendizaje que ayuda a transformar la información en conocimiento, en áreas como gestión de proyectos, idiomas y liderazgo.
  7. Promueve los valores y la cultura empresarial: los colaboradores deben encontrar una buena razón para hacer su trabajo más allá de la nómina. La empresa debe contar con valores que centren y justifiquen todo lo que hace. Además de proclamar los valores, la organización debe llevarlos a la práctica por medio de un código ético.
  8. Construye un equipo de trabajo (team building): construir un equipo de trabajo va más allá de las paredes de la oficina. Comer juntos por cuenta de la empresa u organizar un retiro de ocio hace que los colaboradores se sientan más unidos y felices.
  9. Impulsa el sentido de pertenencia: las personas necesitan sentirse parte de un proyecto del que puedan sentirse orgullosos, además de una sensación de comunidad. Cuando los empleados perciben que hay compañerismo y se sienten parte de un equipo que trabaja por unas metas claras y comunes, aumenta la motivación y la felicidad en el entorno laboral. Estas compañías han construido culturas donde las personas se sienten cuidadas por sus compañeros y por sus líderes, con el fin de favorecer un buen ambiente laboral. Las organizaciones entienden que los colaboradores son personas y les proporcionan ambientes donde pueden ser ellos mismos, construir lazos fuertes y crecer profesionalmente de la mano de sus compañeros.
  10. Diversidad e inclusión: la diversidad e inclusión en una empresa trata de crear una cultura organizacional lo suficientemente fuerte para comprender las diferencias, con programas que aseguren el bienestar de los empleados y donde exista un ambiente positivo con canales efectivos y abiertos de comunicación. Los equipos más innovadores tienen mayor diversidad y buscan cultivar, valorar, gestionar y usar las diferencias para obtener resultados más positivos. Estas ventajas implican colaboradores más felices y productivos, lo que a su vez significa mayores ingresos para las organizaciones.
  11. Son empresas altamente éticas y con un gran desarrollo en programas de RSE y voluntariado: las compañías que integran estrategias de felicidad para cuidar a sus colaboradores son más productivas, venden más y son la nueva razón económica en el nuevo mercado moral. La mentalidad empresarial y las políticas de Responsabilidad Social Corporativa han ido avanzando conjuntamente hacia la promoción de códigos de conducta éticos que buscan una cultura empresarial más solidaria y humana. Fomentar los valores éticos entre los trabajadores se está empezando a entender como fuente potencial de riqueza, ya que las sinergias y mejoras en este campo, están dando lugar a una mayor optimización y mejores beneficios económicos. En la actualidad, la ética de la empresa se está convirtiendo en un activo necesario e indiscutible y las empresas, bien sea por obligación o por convicción, están poniendo en marcha acciones vinculadas a promover una cultura más solidaria y justa que impacta a los colaboradores y facilitan el compromiso y la lealtad.
  12. Comunicación: este factor es esencial para que las empresas modernas consigan el éxito. Todo el mundo tiene que poder transmitir sus ideas y problemas: empleados, líderes y responsables de equipo. Comunicar todas las acciones de la empresa, los resultados, los éxitos y los fracasos permite que los empleados se sientan incluidos en la organización y sientan un fuerte compromiso por la organización. El oscurantismo en las empresas quita lo positivo a los trabajadores.

Escrito por: Redacción Vida y Éxito

Vida y Éxito nació en diciembre del 2007 con el objetivo de convertirse en una publicación amena con temas de interés general para toda la familia. Detrás de Vida y Éxito se encuentra un equipo de profesionales con reconocida trayectoria en el mundo empresarial y el periodístico.

Transportadora de Energía de Centroamérica S.A., Trecsa. Todos los derechos reservados.