Proceso de construcción

La complejidad de un proyecto como el PET requiere un proceso integral y ordenado, que va desde el diseño, ingeniería en detalle, hasta la construcción de líneas de transmisión y subestaciones en los niveles de 69, 138 y 230 kilovoltios.

La nueva carretera eléctrica, por donde pasará la energía, cumple la ley y es por esto que el PET cuenta con todos los permisos sociales, municipales, de caminos, de aeronáutica y ambientales; garantizando el cuidado de las personas y del medio ambiente.

Para la construcción de las torres, se necesita llegar a un acuerdo para obtener el “derecho de paso” con cada uno de los propietarios de los terrenos por donde se construirán las líneas y torres. Los dueños de las tierras reciben un pago único al permitir que el PET pueda construirse y operarse.

Los propietarios de las tierras pueden continuar realizando, como siempre sus actividades, a excepción de construir viviendas, ni sembrar especies forestales (árboles) debajo de las torres y a 15 metros a lo largo del tendido.